En los últimos años varias investigaciones han concluido que la sidra es beneficiosa para la salud de las personas. Cómo no, siempre que se beba con moderación. Así, la sidra demuestra que es algo más que una bebida con sabor placentero.

Una investigación realizada en la Universidad del País Vasco demostró que la sidra es buena para la salud. Los investigadores estudiaron la composición polifenólica de la sidra y concluyeron que la capacidad antioxidante de la sidra es similar a la del zumo de naranja.

Otra investigación de la Universidad de Oviedo, el Hospital Universitario Montepríncipe de Madrid, y el Servicio Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario SERIDA concluye que la sidra es inmejorable para controlar los niveles de colesterol y glucosa; que es eficaz contra la oxidación, las inflamaciones y el cáncer; y que, a su vez, ayuda contra las enfermedades cardiovasculares y la regulación del ácido úrico.

Por lo tanto, al hacer txotx, más allá de permitirnos gozar del mejor sabor, la sidra hace que nuestra salud se ve beneficiada.